sábado, noviembre 10, 2012

Otra Noticia del Reverendo Padre Alberto Piedrahita Escobar



Foto publicada por "Semana" del Muy Reverendo Padre Alberto Piedrahita Escobar


mientras nos lllega la nota de la propuesta de consagración episcopal del sacerdote a cargo de obispos provenientes de Canadá Y estados Unidos, transcribimos la entrevista que la Revista "Semana" de Colombia, le formulo al Padre Alberto Piedrahita Escobar. "El celibato y la castidad son una farsa": el cura rebelde de Cartago.

SEMANA ENTREVISTA AL MUY REVERENDO PADRE ALBERTO PIEDRAHITA ESCOBAR, un sacerdote valluno ordenado en Canadá, fue noticia por oficiar en Cartago una misa de 'Acción de Gracias' pagada por una pareja gay recién casada. Semana.com habló con él. Martes 6 Noviembre 2012. En chanclas, pantaloneta negra y una camisa a rayas, Alberto Piedrahita abrió la puerta de su casa, ubicada a una cuadra de la catedral de Cartago, Valle. Eran las doce del mediodía del viernes 2 de noviembre y el sol implacable de ese municipio que hace sudar aún en la sombra, sirvió como telón de fondo de una anécdota que por sí misma mide el talante de este sacerdote: un joven en bicicleta tocó a su puerta; quería que lo confesara y el padre Alberto sin recato alguno, lo invitó a seguir; juntos se desvanecieron en un cuarto oscuro y a los cinco minutos el muchacho salió con una refrescante sonrisa en su rostro. Estaba puro y libre de pecados.

Así de desparpajado y descomplicado es este controvertido 'pastor', al que muchos en la región conocen o identifican como el 'cura a domicilio', porque es el único que lleva las misas hasta sus feligreses, contrariando las normas de la iglesia católica. Esa fama y los singulares servicios, se convirtieron en una molestia para la autoridad eclesiástica de Cartago, cuya diócesis tiene a su cargo 47 parroquias distribuidas en los 16 municipios del Norte del Valle.

El problema tocó fondo el fin de semana anterior cuando el obispo de Cartago, José Alejandro Castaño, hizo públicas presuntas actividades irregulares (Ver comunicado) que el cura Alberto Piedrahita realiza al margen de la disciplina eclesiástica, ya que si bien él se ordenó como sacerdote en Canadá, en Colombia no está bajo la autoridad de ningún obispo y como tal no puede realizar ceremonias litúrgicas y menos aquellas que requieran la respectiva inscripción del acto en los registros de las parroquias, tales como bautizos, confirmaciones, primeras comuniones y bodas, entre otras.

La copa se debordó cuando se supo que, entre las liturgias no válidas para la diócesis que celebró el cura Piedrahita, se incluía un supuesto matrimonio gay. Finalmente el asunto se aclaró y quedó en que la presunta boda no era más que una liturgia de 'Acción de Gracias' a una pareja homosexual que celebraba el aniversario de su matrimonio realizado hace un par de años en España y que en 2011 elevó a escritura pública en notaría, la unión marital de hecho o sociedad conyugal (Ver escritura).

Pese a ello, el asunto cayó como un baldado de agua fría en un pueblo considerado ultraconservador. Por algo cuenta con 17 parroquias, un seminario, un convento y de allí han salido decena de obispos y el propio cardenal Pedro Rubiano Sáenz. Semana.com habló con este sacerdote de 63 años que nació en Argelia, Valle, estudió en un colegio regular, prestó el servicio militar, habla tres idiomas y fue candidato a la alcaldía de Ansermanuevo y al concejo de Cartago. Semana.com: ¿Usted sabía que la misa de Acción de Gracias que celebró hace poco en Cartago era en honor a una pareja gay? Alberto Piedrahita: Yo les dije, se casan en España y aquí en Colombia lo hacen por la notaría y yo con mucho cariño les hago la misa. No puedo asegurar si eran gay, porque nunca supe de su vida íntima o qué instrumento sexual tenían.

Semana.com: Pero, si supiera que son una pareja del mismo sexo, ¿haría la misa? A. P.: Igualmente, porque todos somos hijos de Dios. Semana.com: Es cierto que lo expulsaron de dos seminarios... A. P.: Sí, estuve en el seminario de Cali y en el de La Ceja Antioquia, con respaldo de monseñor José Gabriel Calderón, pero en ambos me dijeron que no tenía vocación sacerdotal.

Semana.com: Ahí fue su primer acto de rebeldía…

A. P.: Sí, en el seminario de La Ceja, Antioquia. Allí me paré y prediqué lo que tenía en un papelito y le dije a los directores del seminario que eran raza de víboras. Un padre se quitó los ornamentos, los tiró sobre el altar y se vino a darme trompadas con palabrotas.

Semana.com: ¿Por qué se ordenó en Canadá? A. P.: En vista de que no pude ser sacerdote, quise irme por el hueco hacia Estados Unidos a trabajar, pero el hijo del cónsul mexicano en Pereira me ayudó para que me fuera para Canadá, eso fue en 1973. Allí trabajé en un hotel, lavando platos y recogiendo basura, ascendí hasta maestro de hotel y fue en ese cargo que conocí a varios obispos canadienses; me enganché de nuevo en la vida sacerdotal, estudié y me ordené. Semana.com: ¿Qué le impide ejercer en Colombia? A. P.: Es que yo debo ser incluido dentro de la jerarquía de un obispo; lo intenté tres veces con el anterior obispo de Cartago Luis Madrid Merlano y todas me fueron negadas.

Semana.com: ¿Le cobra a la gente por las misas? A. P.: En algunas partes me dan plata, en otras no, pero de todas formas hago la caridad. En promedio una misa cuesta 30.000 pesos, pero ese dinero no es condición para ofrecerla. Además, durante mis liturgias nunca se pide limosna". Semana.com: Usted tiene fama de ser un cura a domicilio…

A. P.: Mucha gente me conoce y me llama para que les celebre misas, bautizos, primeras comuniones, aniversarios, etc. Como sacerdote, mi deber es atender esos llamados sin hacer reparos. Semana.com: ¿Cuántas misas celebra al mes? A. P.: Antes de todo este escándalo y la persecución de algunos curas y el obispo, en promedio celebraba 20 misas semanales, pero ahora escasamente una al día. Semana.com: ¿Y cómo hacía para registrar esos actos? A. P.: En las parroquias de sacerdotes amigos; pero ahora ya no puedo porque el obispo actual José Alejandro Castaño me cerró las puertas y me acusó públicamente de estar cometiendo actos indebidos, algo que es falso.

Semana.com: ¿Acepta que es un cura rebelde? A. P.: De acuerdo al derecho canónico sí, porque existen curas rebeldes, vagos o acéfalos, o sea que no tienen una estadía en ninguna Diócesis. Semana.com: ¿Se considera una rueda suelta dentro del catolicismo? A. P.: Puedo ser una rueda suelta, pero que vivo un ideal, un sacerdocio sublime, puro, ejemplar, que da un buen testimonio por donde quiera que vaya. Semana.com: ¿Qué aspectos es partidario de erradicar del sacerdocio? A. P.: El celibato y la castidad, son una farsa. Pocos sacerdotes pueden decir con la mano en el corazón que no fallaron en su castidad, sea con mujeres o con hombres.

Semana.com: O sea que comparte la idea de curas con esposas e hijos... A. P.: Estoy de acuerdo, siempre y cuando tengan una verdadera vocación por el matrimonio. Semana.com: Siente que se convirtió en una competencia para la misma iglesia católica... A. P.: Competencia no, de pronto una piedra en el zapato porque actualmente el mundo se está despertando y aceptando los matrimonios homosexuales; que dejemos de vivir con hipocresía. Semana.com: Si no está a gusto con su iglesia, ¿por qué no buscar otra? A. P.: Por una tradición que me inculcaron desde muy niño y porque a esta iglesia pertenece toda mi familia que es católica, apostólica y romana.

Semana.com: ¿En qué otra iglesia se ve ejerciendo? A. P.: Actualmente me escriben de una iglesia católica de Estados Unidos integrada por una comunidad de sacerdotes casados; se llama Arquidiócesis Nuestra Señora de Guadalupe, tiene sede en New Jersey. Semana.com: ¿Demandará al obispo de Cartago, por los señalamientos que hizo? A. P.: Como sacerdote no demandaré, pero como ser humano humillado y difamado, lo discutiré con mis abogados. El obispo de Cartago sabe que cometió un error y debe buscar qué otra puerta le queda. Aunque no creo que admita públicamente que cometió un error porque en la iglesia católica nunca se retractan, así se les caiga el cielo a pedazos.

Semana.com: ¿Usted es más feliz que un cura con dos parroquias? A. P.: Así yo tuviera veinte parroquias, seguiría siendo el mismo sacerdote, pobre, humilde y servicial. From: http://www.semana.com/

Sigueme

Buscar este blog

Cargando...

Etiquetas

Informacion de Interes


Google Castellano:


Red Mundial de Escritores:


Google. USA:

Donald Trump Quotes