lunes, mayo 14, 2012

Expresidente Garcia de Peru y Obispo Cipriani, perversos y desnaturalizados con pobres e indígenas

El religioso británico Paul Mc Auley fue uno de los perseguidos. "El exgobierno perverso de Alan Garcia en Peru y la conduccion de la Iglesia alli por un tal pervertido Cipriani, ha logrado que hombres rectos y probos de esa nacion Sur Americana, tengan que acudir a la justicia de Dios para que ricos, empresarios deshonestos y ladrones, paguen y devuelvan a la sociedad todo lo que se han robado. Esos no volveran a gobernar pero los jueces leales a la verdad, deben llevarlos a rejas hasta que paguen los asesinatos y aquello usurpado y se logre la paz con bienestar para todos y todas dentro de la Republica de Peru". Castigo. Los denunciaron por levantar la voz para proteger las comunidades indígenas y el medio ambiente. Por María Elena Castillo/
"Falsos Cristos", llamó el ex presidente Alan García en octubre del 2007 a los religiosos y a todos los que se oponían a la minería que él promovía. Durante su mandato, cuatro sacerdotes fueron acusados de atentar contra el orden público por vivir según la palabra de Dios, al lado de los desposeídos. El religioso británico Paul Mc Auley fue uno de los perseguidos. En julio del 2010 el Ministerio del Interior emitió una resolución que cancelaba su residencia en el Perú. El argumento fue que infringió la ley y mintió al Estado peruano porque no se limitó a las actividades religiosas, sino que participó en diversas manifestaciones y protestas. En realidad el "gran pecado" de Mc Auley fue promover la creación de la Red Ambiental Loretana y respaldar a las comunidades indígenas y organizaciones sociales en su rechazo a la contaminación de empresas petroleras en los ríos Tigris, Corrientes y Pastaza. "No hubiera tenido consistencia como persona si proclamo que creo en Jesús y en las enseñanzas sociales de la Iglesia, pero ignoro lo que está pasando en la comunidad", dijo entonces el hermano Mc Auley. Su posición se fundamenta en el documento de Aparecida, aprobado en la V Conferencia General del Episcopado de América Latina y el Caribe, en el cual los representantes de la Iglesia Católica destacan la labor social de los seguidores de Cristo. Acciones penales: Otro sacerdote acosado por su labor en defensa del medio ambiente es el padre de la congregación pasionista Mario Bartolini. Llegó de su natal Italia hace más de 35 años para trabajar en la selva peruana. Estuvo en Río Marañón y luego en la zona de Barranquita, en San Martín, donde trabajó la pastoral con los pobladores y comunidades indígenas del lugar. Como parte de su labor, en el 2006 los apoyó en la defensa de sus tierras cuando empresas privadas se valieron de una norma emitida en la década de 90 para adquirir grandes extensiones de terrenos. Una vez más, aplicar la palabra de Dios le valió una serie de procesos penales, el último de ellos por supuesta instigación a la rebelión contra los medios de transporte y contra la tranquilidad pública durante las protestas de Bagua. Ofrecieron como prueba de su culpabilidad sus declaraciones durante una homilía realizada el 5 de junio del 2009 por los muertos del 'Baguazo': Ser creyentes no significa aceptar la acción criminal de las autoridades que hoy gobiernan; les tenemos que decir asesinos a los que matan por dinero. Pidieron 12 años para él, pero finalmente fue absuelto por el Poder Judicial, que reconoció que su actuación durante las protestas obedeció a los mandatos de la doctrina social de la Iglesia. Por los más pobres: El obispo de Yurimaguas, José Luis Astigarraga, siempre ha dicho que la misión de la Iglesia es proteger a los más pobres, los campesinos y los pobladores de los asentamientos humanos. En el 2009 fue citado a las oficinas de la Policía Nacional para declarar sobre una denuncia por delitos contra la seguridad pública, perturbación al funcionamiento del servicio público e instigación a la rebelión, debido a protestas realizadas en mayo y junio de ese año en la carretera Yurimaguas-Tarapoto. Monseñor Astigarraga ha sido muy crítico con las normas que dio el gobierno pasado a favor de las concesiones de los terrenos de la selva sin contemplar el derecho de los pobladores que allí viven. Asimismo, el obispo de Chulucanas, Daniel Turley, fue sindicado de estar detrás de las protestas realizadas en el 2005 contra la minera Majaz, que pretendía realizar operaciones extractivas en el norte del país. Representantes de la Sociedad Nacional de Minería Petróleo y Energía lo acusaron como uno de los instigadores de la toma del campamento de la empresa minera. "No estamos contra la Iglesia, pero alguien tiene que llamar a estos sacerdotes al orden. Monseñor Turley ha dicho cosas muy duras contra el sector minero", dijo el entonces presidente de esa entidad. Precisamente en alusión a él y a otros sacerdotes que defienden el medio ambiente, el ex presidente García habló de "falsos Cristos", cuando lo que hicieron fue seguir la misión de la Iglesia. Cuestionados por Cipriani: El caso del padre Gastón Garatea, a quien el cardenal Juan Luis Cipriani impide celebrar misa y dar los sacramentos, no es el único. En el 2009, el primado de la Iglesia Católica en Perú silenció al sacerdote mariano y estudioso de la Biblia Eduardo Arens al retirarle el permiso para enseñar teología. La "sanción" aplicada por el Cardenal obedece a la visión del padre Arens sobre Jesús, por sostener que a Jesús lo mataron porque planteaba un cambio en todo el sistema y era una amenaza para el sistema político y religioso al proponer una sociedad inclusiva con los desposeídos. Clave: El documento de Aparecida dice textualmente: "Como discípulos y misioneros al servicio de la vida, acompañamos a los pueblos indígenas y originarios en el fortalecimiento de sus identidades y organizaciones propias, la defensa del territorio, una educación intercultural bilingüe y la defensa de sus derechos". Mensaje original tomado de: http://www.larepublica.pe/

Sigueme

Buscar este blog

Cargando...

Etiquetas

Informacion de Interes


Google Castellano:


Red Mundial de Escritores:


Google. USA:

Donald Trump Quotes