miércoles, abril 27, 2016

Diran nombres asesinos de Berta Caceres




Así era Berta Cáceres (hondureña), quien como mujer entrego su vida a las mafias políticas centroamericanas por defender el “Medio Ambiente” como líder campesina



Intibucá, Honduras, Centro America, Abril 27, 2016. (Noticia en Movimiento). En silencio, con sigilo, lista escondida entre una de sus dos pequeñas maletas, salió para Bruselas, Bélgica, Europa, un sacerdote hondureño quien por cosas de la vida y voluntad de Dios, es conocedor de los autores intelectuales y materiales del asesinato de la líder indígena hondureña Berta Isabel Cáceres-Flores, quien tiene la responsabilidad moral de dar a conocer a la opinión pública, a la justicia hondureña y a una ONG europea que defiende los derechos humanos como al Comité Internacional contra Crímenes de -Lesa Humanidad-, los nombres, las respectivas direcciones y ocupaciones, para que la ley localice a los malvados autores intelectuales y perversos autores materiales de la mujer indígena que entrego su talento y habilidad a manos criminales y asesinas al defender con su joven vida el medio ambiente del planeta tierra desde un lugar centroamericano con influencia en la America Criolla.


El pasado jueves marzo 3, 2016, la conocida Berta Cáceres, laureada internacionalmente por varias corporaciones, fue ultimada a bala a sus 43 años de vida, sus sicarios no se percataron que una cámara oculta portada por un sacerdote hondureño grababa la macabra escena del crimen, luego confesaría a otro religioso los hechos y a los culpables al tener evidencias precisas y poder llevar hasta las últimas consecuencias la verdad que hará libre a justos y/a la carcel a quienes participaron de este horrendo crimen, siendo víctima de directivos hidroeléctricos como de quienes manejan la minería en forma salvaje. Ella denunciaba con anterior las desviadas acciones de los empresarios centroamericanos, de cómo las malévolas acciones de los empresarios han lograron destruir la paz de toda una nación al convertir la fauna y flora de Honduras, en un muladar insalubre que lesiona la vida, destruye el ecosistema desajustando cada día el planeta que ofrece el aire y oxígeno para cada vida.





Berta Isabel Cáceres-Flores, fundo en 1993 el Consejo Cívico de Organizaciones Populares Indígenas (COPINH), junto a su esposo Salvador Zúñiga, con su talento y talante logro construir la defensa a la naturaleza creada por Dios en su país natal, esta hazaña la hizo merecedora de un premio ambientalista, la misma la llevo a manos de sus asesinos hasta dar su vida por la tierra madre. La dama había nacido en Honduras, el 4 de marzo de 1972. Antes de ser asesinada por sicarios contratados por las mafias del negocio ilícito, era madre de 4 hijos. Los pistoleros de baja calaña ingresaron por la parte posterior de la casa en la ciudad de La Esperanza (200 kilómetros al noreste de la capital de Honduras), lograron llegar a la habitación donde ella dormía, a quema ropa le propinaron varios tiros. Mientras el suceso y desde una habitación adyacente, una cámara oculta tomó el registro del cruel suceso, luego confronto a los asesinos, estos confesaron al levita quien los había contratado para el horroroso acontecimiento que quiso callar las voces aliadas de la madre naturaleza. Los delincuentes armados habían llegado horas antes desde la ciudad de Tegucigalpa donde se planeó el terrorífico crimen capitalista con la complicidad de habitantes muy cercanos a la vivienda del crimen.


Berta Isabel Cáceres-Flores, dijo: “En nuestras cosmovisiones somos seres surgidos de la tierra, el agua y el maíz. De los ríos somos custodios ancestrales”. Esta forma de concebir la existencia la pronunció en la ciudad de San Francisco, California, Estados Unidos, el 20 de abril, 2015, al recibir el premio ambiental “Goldman”. Esta brillante mujer, líder latinoamericana centroamericana, junto a su esposo, pertenece a una etnia indígena criolla propietaria de un extenso territorio ancestral de siempre conocida como “Lencas”, conformada por 400 mil miembros, el sistema político gubernamental los tiene en la pobreza absoluta, viviendo en condiciones de pobreza, hambruna y miseria entre los departamentos de Intibucá, Lempira y Santa Bárbara (Oeste). Esos extensos territorios son codiciados por compañías hidroeléctricas y mineras, con la complicidad de políticos, funcionarios del mismo gobierno que no solo han robado la tierra sino que se han aprovechado de los indefensos y verdaderos propietarios de Honduras y de la tierra. La organización COPINH, liderada por ella (y su esposo), se insertó en el  ‘movimiento social hondureño a favor de las reivindicaciones sociales, en defensa de la tierra. La lucha es por buscar paz paea los justos y para quienes "se robaron los privilegios” que los devuelvan a las mayorías antes del final de la tierra que según la profecía será destruida en 2060 con la desaparición de la raza humana. Las especies que habitaron la tierra por muchos milenios serán convertidas en polvo y ceniza para luego reaparecer millones años después en otro universo creado.



El sacerdote se confesó al pasar por la ciudad de Nueva York (New York), con un misionero de fe a quien había contactado días atrás para recibir apoyo espiritual y moral antes de dar a conocer la noticia al mundo para denunciar a los responsables del crimen. El religioso confesor le autorizo al sacerdote hondureño decir la verdad al mundo, a las autoridades internacionales para que la sociedad haga justicia antes del gran final. La tierra desaparecerá como vida, su cascaron inerte será no un planeta azul sino gris de muerte después del 2060. Esos que asesinan por robar tierras y recursos sabrán que el aire, agua, tierra y fuego, son aliados de la justicia porque también fueron creados por el mismo Dios para construir vida y bienestar, para destruir a quienes violan la ley creada y para desintegrar a esos que imponen con violencia, injusticia, barbarie y muerte a los varones y mujeres de paz.





La justicia divina e internacional tendrá que investigar también a quienes propinaron el golpe de estado contra un presidente legítimamente elegido por voto popular en Honduras. Al parecer toda ciudadana o ciudadano hondureño que haya estado a favor de Manuel Zelaya y de su continuidad como presidente de la nación conflictiva están en la mira de los asesinos, dementes y psicópatas. Son millones de hondureños quienes están en contra del robo de privilegios y de los mismos recursos de la tierra que han pasado a manos de unos pocos estafadores que viven como príncipes parásitos y mantienen al 95% de la población viviendo como mendigos y limosneros en tierra productiva que solo logran sobrevivir de milagro con los mendrugos de pan que dejan caer los buitres sobre los verdes pastizales y amarillentas extensiones de tierra que deja la codicia y ambición de los brutáceos.


Berta Isabel Cáceres-Flores, era una mujer de baja estatura como oro en nicho, cara redonda como lunas de mayo, ojos vivaces como estrellas resplandecientes, abundante cabellera  negra azabache como naipes de dioses, atlética con naturaleza de pedestal marmolado y con la templanza de los reyes del olimpo olvidado por las nuevas culturas. Ella defendía  como guerrera de la tierra, la naturalidad de la corriente del Rio Gualcarque (Santa Bárbara), contra una multinacional que arremetió contra esta gran fuente de agua que no llegara al 2060 porque hombres desalmados lo han convertido en nido de ratas y cuervos que con sus críos y crías han invadido sus aguas, llenado cada orilla de azufre, muerte y pestilencia. El actual gobierno de Honduras con sus cómplices ha perseguido a quienes se oponen a sus arbitrariedades y estafas. La Policía de Honduras para detenerla y poder enredarla con un delito grave, coloco en una de sus valijas mientras ella viajaba a sus quehaceres un arma de fuego. Ella se defendió ante la fiscalía y frente a los tribunales narrando el hecho que los agentes del orden (desorden), y representantes de la autoridad deberían estar entre rejas pues ellos mismos habían violado la ley al colocar el arma abusivamente y en forma descarada y cínica para culparla ante la incipiente justicia que carece de verdaderos jueces y que pocos abogados del país se atreven a defender por temor también a perder su vida en manos de sicarios armados enviados por la misma mafia para fulminar a quienes defienden la verdadera justicia y rectitud.






Berta Isabel Cáceres-Flores, es otra de la victimas del actual régimen de la injusticia. El final será muy amargo para los últimos humanos que vivan antes del 2060. Los rectos sociólogos y biólogos han recomendado no engendrar ni concebir más hijos humanos a partir de la fecha para evitar que ellos sigan cayendo en manos de la delincuencia organizada que en algunas parte del planeta tierra son los mismos que se apoderaron de los privilegios y que tienen atemorizado al pueblo raso con hombres armados cuya ley acomodada ha autorizado para asesinar y masacrar la vida que fue creada para vivir en éxtasis de felicidad y bienestar. El mal ingresó a la misma conciencia (es demasiado tarde), ya no hay remedio para la enfermedad que se apodero del alma de los mortales terrícolas humanos. Paz en la tumba de esta gran dama, allá en la nueva ciudad y tierra se encontraran los rectos y probos que saldrán volando de esta contradictoria tierra contra sus artefactos de muerte que pasaran a formar parte del estiércol del cosmos cuando llegue el momento.  

Sigueme

Buscar este blog

Cargando...

Etiquetas

Informacion de Interes


Google Castellano:


Red Mundial de Escritores:


Google. USA:

Donald Trump Quotes